No he leído Barro, el primer libro de Post Scriptum, pero entiendo que, aunque las novelas estén relacionadas, se pueden leer independientemente. 
Quizá me pierdo algo, la posibilidad de ver una evolución entre ellas, no sé.

Carne va de individuo, de identidad y de sociedad; de rehacerse, de desencasillarse, de cuestionar y de vencer el miedo del que nos alimenta el colectivo.

Los protagonistas son como dos partes de un todo: la parte que se aventura y la que solo sale de su zona de confort alentada por los descubrimientos de la otra.

Se presenta un contraste de entorno aséptico y relación indirecta, siempre en el envoltorio de plástico, frente a la vastedad sensorial del contacto físico. Oler el mundo frente a oler aire tratado y reciclado, oír personas frente a oír televisiones, tocar piel contra textura frente a palpar desde un guante…

Leer más