La compañía Amable es una historia sobre el cariño, el afecto, el amor… Porque por una amiga…

Tuve el gusto de escuchar aquel primer fragmento con la voz maravillosa de Carlos Velilla y quise leerlo.

He visto algunas reseñas en las que se le critica cualquier cosa y asumo que vienen de lectores que no sabían qué estaban leyendo. La compañía Amable no es un libro para devanarte los sesos con una trama archicompleja ni con un estilo de sintaxis subordinante y significados múltiples que rizan el rizo hasta que no se puede rizar más.

Hay que entender el libro como lo que es: una colección de anécdotas; por eso no hay una continuidad en la que de una subtrama se transita a otra como parte natural de la historia, sino que las varias historias empiezan y acaban como capítulos de una serie tradicional, con unos personajes comunes y una trama de fondo que da sentido al conjunto.

Leer más