El 2012 trajo desasosiego, incertidumbre, miedo y decepción, porque hay demasiados votantes irresponsables; porque no hay partidos que nos representen dignamente y porque, en esta ocasión, la Navidad pasó con escasez de turrones y mazapanes, porque Papá Noel no pudo visitar todas las casas -quizá porque llevaba el cinturón tan apretado, que apenas podía respirar- y porque los padres temían por la educación de sus hijos, los cuidados de sus padres y el desahucio homicida de alguno de sus vecinos… o el suyo propio.

Leer más